Nuestro Proyecto

AMUSA se ha propuesto emular el Environmental Performance Index, EPI (Índice de Desempeño Ambiental), el índice ambiental “más creíble” del mundo. Para ello pretende desarrollar un ranking de las comunas de Chile en un área crucial, el que medirá tanto la protección de la salud humana como del eco-sistema.

E.P.I.

Nació del reconocimiento de que el establecimiento de políticas ambientales y su gestión carecían de rigor científico y cuantitativo, lo que  es una característica común, en mayor o en menor grado, de todos y cada uno de los Municipios del Chile. EPI tiene dos objetivos generales: reducir el stress medioambiental sobre la salud humana y promover la vitalidad del ecosistema y la gestión solvente de los recursos naturales.

De esta forma, basándose en el EPI, la propuesta de AMUSA es desarrollar primero un Índice de Gestión de Residuos de los municipios miembros y/asociados, escalando hasta completar un ranking nacional.

Con ello AMUSA busca adherir a la “Perspectiva Mundial de la Gestión de Residuos” (UNEP, ISWA) y su énfasis en la gobernanza municipal,  y  así reconocer la necesidad de identificar y aplicar soluciones de acuerdo a las características propias de cada municipio, y la idiosincrasia de su población para entender y superar las brechas identificadas en el espíritu de las metas de desarrollo sustentable.

Estas metas deben ser: aspiracionales, universaless, comunicable y medibles, estimulando constantemente una competencia sana y el buen uso de las experiencias y recursos disponibles.

¿Por qué un Ranking?

Los rankings son amados y odiados, crean interés y provocan acción. Son un vehículo para provocar cambios y por lo menos pueden encender una conversación acerca del significado detrás de una de sus categorizaciones.

Debemos tener en mente que uno obtiene lo que mide, por eso si se mide sustentabilidad correctamente, se obtiene sustentabilidad. El principal valor de un ranking como el EPI, es su potencial para ayudar a visualizar opciones de cambio.

Si logramos establecer un índice de gestión de residuos a nivel municipal en Chile estaríamos avanzando sustancialmente en uno de los grandes requerimientos de políticas de sustentabilidad: el delinear métricas y objetivos a nivel sub-nacional para mejorar nuestros resultados ambientales.

 “El diseño de políticas ambientales es difícil aún en las mejores circunstancias. Decisiones deben abarcar un rango amplísimo de control de polución y el desafío de la administración de recursos naturales con datos conflictivos e incompletos, complejidad causal, preferencias y valores divergentes y un cúmulo de imponderables. Insuficiencia factual y carencia de análisis cuidadoso hacen cada paso del proceso aún más difícil – los problemas son más difíciles de visualizar, no se identifican tendencias, las metas de las políticas a implementar más difíciles de establecer,  los esfuerzos regulatorios pueden mal-encaminarse y la inversión en protección ambiental desperdiciarse – resultando, en último término, en un desempeño medioambiental sub-óptimo. Colocar las políticas medioambientales sobre bases analíticas más firmes, basadas en indicadores y datos cuidadosamente construidos, se convierte, por lo tanto, en un asunto de considerable urgencia.” (Traducción libre de EPI 2008).

Plan de acción

Nuestro plan de acción de basará en los siguientes lineamientos estratégicos:

Responsabilidad extendida del productor (REP):

           Coordinación respecto a acciones en post de planes pilotos

           Financiamiento

           Productores

           Convenios

Capacitación e investigación:

           Convenios con universidades e instituciones que comparan finalidades

           Seminarios y congresos

Tendencias y tecnologías de la sustentabilidad:

           Eficiencia energética

           Certificación de calidad para la gestión de municipios

           Mapeos SIG de contaminación (ruido, olores, congestión, etc).

           Administración electrónica de contingencias ambientales

           Observatorio ambiental

Apoyo regulatorio:

            REP, relación con el Ministerio del Medio Ambiente y con las Seremis respectivas.

Además, contará con los siguientes instrumentos:

         Convenios

         Estudios

         Memorias

         Fondos concursables

         Patrimonios propios

         Intercambio de experiencias

         Asociatividad

¿Cómo ejecutaremos este plan de acción?

1. Los encargados de medio ambiente de cada municipio o quien quede a cargo del Proyecto Amusa, comenzará a reunir y enviar los datos que permitan elaborar un perfil de cada municipio.

El modelo a seguir será:

plan2

2. Para el índice de sustentabilidad municipal crearemos un indicador de Ingresos Municipales per capita, básicamente el total de ingresos municipales dividido por la población.

3. Seguir con el modelo EPI

plan3

4.- Paralelamente cada encargado de medio ambiente municipal debe comenzar un proyecto municipal específico de acción. Nuestro modelo a seguir sería el Proyecto de CCU.

plan4

5. Acá se debe agregar toda la parte de las empresas con domicilio en el municipio que eventualmente podrían cooperar y/o diseñar acciones específicas, en el marco del Proyecto Amusa.

Estamos particularmente interesados en: tratamiento de residuos, la valorización de residuos industriales, responsabilidad extendida del productor y cualquier otra cosa que pudiera ser de utilidad inmediata para los municipios.

El coordinador del Proyecto Amusa será el director de proyectos de Amusa:

René Ibáñez Lorca

e mail: rene@amusa.com (por ahora: eneribn@gmail.com)

Cel: (569) 9872 3844